Los carteros de los Incas

Los Caminos del imperio Incaico fueron construidos para los pies de los chasquis (carteros de los Incas) para llevar mensajes, encomiendas y también comida como pescado y frutas.

Estos caminos son conocidos mundialmente… sobre todo, el que lleva a Machu Picchu.

El Imperio incaico tenía unos 10 a 12 millones de habitantes en el S. XV, ocupó gran parte andina de la costa occidental y para poder controlar todo el territorio, hicieron una red de caminos para llevar noticias y productos. Esta red de caminos se llamaba “Qhapaq ñan” o “Capac ñan” en quechua que significa gran camino y también lo llamaban “Inca ñan” o camino inca. 

Cada pueblo contaba con chasquis de entre 18 y 25 años, sirviendo los turnos diarios de 6 a 12 horas en las postas que les eran asignadas.

Cada tramo de unos 2 km. había una zona de descanso, una cabañaza rustica llamada tampu, chuclla o tambo, donde había hasta servicios de hospedaje

Había 2 técnicas para llevar un mensaje. Una eran los una serie de cuerdas de colores y anudadas que servían para la administración. Recientemente algunos investigadores dicen que el color y la ubicación de los nudos pueden significar frases no solo cifras. La otra técnica era la palabra, donde el chasqui se pasaba el mensaje repitiéndolo varias veces, en vos alta cuando estaba llegando o corrían juntos un tramo hasta que el otro chasqui lo recordaba.

Al igual que los incas, los aztecas contaban con mensajeros. Los romanos y los griegos no se quedaban atrás ya que tenían un sistema parecido.

La importancia de los chasquis, todos hombres, era que eran entrenados desde niños. Debían saber todos lo camino, sus atajos y ser buenos nadadores.

Por eso es que los historiadores consideran al Imperio Incaico como un territorio para peatones. 

Ya está muy fácil y práctico para nosotros con el WhatsApp, celular, correo electrónico,…pero no es nada admirable como en la época de mensajeros y palomas migratoria. Vivimos en una época que todo es tan fácil, pero en mismo tiempo la gente se quejan y se aburen más que nunca. No sea uno de ellos. Camina, lee, conversa y siente este conexión con la Pacha Mama (madre tierra) que todos podemos tener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *